Atención al cliente: 943 426 767

Cast. | Eusk.

Cirugía Oral y Maxilofacial.


La Cirugía Oral y Maxilofacial es la especialidad médico-quirúrgica que se encarga del estudio y tratamiento de multitud de afecciones de la cavidad bucal, cabeza, cara y cuello.

El Cirujano Oral y Maxilofacial es el especialista que tiene la formación teórica y práctica reglada para realizar las intervenciones quirúrgicas propias de la especialidad.

TIPOS DE INTERVENCIONES:

   Cirugía Ortognática.

La Cirugía Ortognática o cirugía de corrección de las deformidades faciales se realiza con el fin de corregir de manera quirúrgica las anomalías dentoesqueléticas que afectan a los huesos maxilares. Cuando uno o varios huesos de la cara presentan un crecimiento anómalo se produce un problema del aspecto facial y de la oclusión o encaje de los dientes de ambas arcadas.

   Biopsias y resecciones de tumoraciones de partes blandas.

Las partes blandas que cubren la cavidad bucal pueden ser lugar de asiento de multitud de procesos diferentes. En la gran mayoría de casos se trata de afecciones de carácter benigno que pueden ser biopsiadas y/o resecadas con anestesia local y remitidas a estudio microscópico para alcanzar el diagnóstico de precisión. El estudio histológico realizado por un patólogo experimentado es imprescindible para descartar la presencia de una lesión más agresiva y que pueda requerir actuaciones posteriores.

   Cirugía de cordales o muelas del juicio.

Los terceros molares, también llamados cordales o muelas del juicio pueden ser la fuente de aparición de múltiples problemas. La falta de espacio para su erupción, la orientación eruptiva anómala y las inflamaciones-infecciones de la encía son las causas que más frecuentemente aconsejan la extracción preventiva o curativa de las muelas del juicio.

A menudo los pacientes se hacen la pregunta ¿Tengo que sacarme las muelas de juicio? ¿Cuándo es mejor hacerlo? Una buena exploración clínica y radiológica ayudarán a determinar la necesidad o no de las extracciones y el mejor momento para el acto quirúrgico. En general es mejor prevenir que lamentar y por ello es muy frecuente aconsejar la extracción preventiva de todos los cordales o muelas de juicio presentes en la boca. Se trata de una intervención quirúrgica que se realiza de manera ambulatoria, generalmente con anestesia local y sedación endovenosa.

   Quistes de los huesos maxilares.

Los llamados Quistes de los huesos maxilares son relativamente frecuentes.  De una forma genérica  podemos decir que se caracterizan por la presencia de una cavidad anómala en el interior de los huesos maxilares. Varias son las causas que pueden estar en el origen de un quiste. Entre las causas más frecuentes podemos citar las infecciones crónicas de dientes en mal estado y los dientes que han quedado sin erupcionar o retenidos en el espesor del hueso. No obstante, existen otros quistes motivados por alteraciones del desarrollo embriológico, por malformaciones  de origen vascular o incluso de origen traumático. Una buena historia clínica y las exploraciones radiológicas pertinentes (Rx panorámica, escáner dental Icat, etc.) son imprescindibles para realizar un diagnóstico de sospecha y  para planificar la intervención quirúrgica que solucione el problema. Tras la intervención quirúrgica es preciso realizar un estudio microscópico  del material quístico resecado. Los controles de evolución son imprescindibles para asegurar la ausencia de recidivas a medio-largo plazo.

   Apicectomía.

Se llama así de manera resumida al procedimiento que se realiza con el fin de tratar de manera quirúrgica la presencia de una infección en la región del ápice  de la raíz de uno a varios dientes. Cuando un diente pierde la vitalidad es preciso realizar una endodoncia, eliminando el tejido necrótico y sellando el/los conductos radiculares. A menudo este procedimiento es suficiente para curar el proceso infeccioso, pero cuando la infección se acantona en el ápice dentario puede ser necesario recurrir a un procedimiento quirúrgico consistente en eliminar el tejido de granulación, resecar el ápice radicular y sellar el conducto radicular. Este procedimiento se denomina cistectomía, apicectomía y obturación a retro.

   Cirugía de los frenillos.

En líneas generales los frenillos son adherencias fibromusculares que pueden presentarse a nivel labial o lingual. Aunque se trata de una problemática benigna pueden causar dificultades en la fonación, diastemas en los dientes, problemas periodontales, etc. Con anestesia local se realiza una pequeña intervención quirúrgica para su corrección.

   Fenestración de dientes retenidos.

Como consecuencia de la falta de espacio y/o de alteraciones en la secuencia de erupción de las piezas dentarias puede suceder que uno o varios dientes queden retenidos dentro del hueso maxilar sin posibilidades de erupción espontánea. Los caninos o colmillos del maxilar superior son las piezas que más frecuentemente quedan retenidas en el hueso. Muy a menudo se pretende recolocar las piezas dentarias retenidas en la arcada dentaria. Este objetivo requiere la colaboración de especialistas en ortodoncia y en cirugía. Inicialmente el ortodoncista recupera el espacio perdido en la arcada dentaria; seguidamente el cirujano aborda quirúrgicamente la pieza, adhiere un bracket a la corona y abre una vía o ventana; finalmente el ortodoncista actúa traccionando  la pieza dentaria de manera  controlada hasta llevarla a la posición normal en la arcada. Se trata de un proceso que realizado en adolescentes y jóvenes presenta buenos resultados, siendo más largo y laborioso en adultos.

Pl. Centenario 1, 20006 DONOSTIA - SAN SEBASTIAN (Gipuzkoa) - recepcion@klinikamaxilaris.com - T. 943 426 767 - N°RPS 58/17

©2019 Klinika Maxilaris | Diseño y desarrollo web by 375estudio